La UE sanciona a Alrosa, la empresa rusa líder en el comercio internacional de diamantes del mundo | Internacional

La Unión Europea ha incluido este miércoles en su lista de sanciones contra Rusia a Alrosa, la empresa líder en diamantes del mundo, y a su director ejecutivo, Pavel Marinichev. La medida, contemplada casi desde que comenzara la ofensiva rusa en Ucrania en 2022, pero retrasada una y otra vez, completa así el cerco a los diamantes rusos preparado junto con el G-7 que tuvo otro paso clave el 18 de diciembre, cuando los Veintisiete adoptaron el duodécimo paquete de sanciones contra Moscú que incluía ya la prohibición de comprar y exportar diamantes rusos a partir del 1 de enero de 2024, medida que se extiende a todos los miembros del grupo de países más desarrollados del mundo.

El alto representante de la UE para Política Exterior, Josep Borrell, ha destacado en X (antiguo Twitter) que la inclusión de Alrosa y su principal responsable en la lista de personas y entidades sancionadas por la UE forma parte de los “esfuerzos coordinados a nivel del G-7 para despojar a Rusia de esta importante fuente de ingresos”.

El director general de Alrosa, Pavel Marinichev, durante una ceremonia celebrada el 20 de septiembre de 2023 en San Petersburgo.Contributor (Getty Images)

Rusia es el principal productor mundial de diamantes brutos, con el 30% del mercado global que le reportaban hasta ahora unos 4.000 millones de euros a Moscú cada año. Y Alrosa es la mayor empresa del sector, responsable del 90% de la producción total rusa de estas piedras preciosas, con lo que “la compañía constituye una parte importante de un sector económico que está proporcionando ingresos sustanciales al Gobierno ruso”, ha subrayado el Consejo de la UE al anunciar la inclusión de la firma en la lista negra rusa, que asciende así a casi 1.950 individuos y entidades.

Ser sancionado por Bruselas implica que esas personas y empresas ven congelados sus bienes localizados en territorio europeo. Los individuos señalados tienen también prohibido viajar o hacer escala en la UE, mientras que también está prohibido que empresas o ciudadanos europeos hagan negocios con los sancionados.

La UE llevaba sopesando al menos desde septiembre de 2022 la posibilidad de incluir a Alrosa en su lista de empresas rusas sancionadas e imponer una prohibición general al comercio de diamantes de procedencia rusa. Pero, temeroso de una medida que podría afectar gravemente también a una de sus industrias clave —la ciudad belga de Amberes es el principal centro mundial de compraventa de diamantes— el Gobierno belga vetó reiteradamente esta medida hasta que no se hiciera a nivel de G-7, que es donde se vende el 80% de estas piedras preciosas. El Ejecutivo de Alexander de Croo, que acaba de asumir la presidencia rotatoria del Consejo de la UE de manos españolas, también exigía un sistema de trazabilidad “científico” fiable de los diamantes desde su origen, para evitar que las piedras rusas sean pulidas en terceros países —especialmente la India— y, de ese modo, sean comercializadas como gemas originarias de un país no sancionado, lo que habría dañado aún más el comercio de diamantes belga.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Las tornas empezaron a cambiar en mayo del año pasado, cuando en la cumbre del G-7 en Hiroshima los líderes de las siete mayores economías del mundo acordaron “trabajar juntos para restringir el comercio y uso de diamantes extraídos, procesados o producidos por Rusia”. La decisión final fue tomada el pasado 6 de diciembre, cuando el club formado por Alemania, Canadá, Estados Unidos, Francia, Italia, Japón y Reino Unido (y la UE) anunciaron la prohibición en sus mercados, a partir del 1 de enero de 2024, de las gemas no industriales extraídas, procesadas o producidas en Rusa. Menos de dos semanas más tarde, el 18 de diciembre, los Veintisiete dieron su visto bueno final al paquete número 12 de sanciones, que incluía ya la prohibición de la “importación, compra o transferencia, directa o indirecta, de diamantes procedentes de Rusia”, incluidos los procesados en terceros países, como exigía Bélgica y se había acordado a nivel de G-7.

La medida empezó a entrar en vigor este lunes 1 de enero, con la prohibición directa aplicable a diamantes naturales y sintéticos rusos, así como a las joyas que incluyan estas piedras preciosas de origen ruso. A partir del 1 de marzo comienza además un periodo de transición que finalizará el 1 de septiembre, fecha para la que también se completará la prohibición de importaciones indirectas de diamantes rusos procesados (cortados y/o pulidos) en terceros países. Los seis meses son necesarios, según la UE, por la “necesidad de desplegar un mecanismo de trazabilidad que permita la aplicación eficiente de medidas y minimice las disrupciones del mercado de la UE”.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_

By Norman Alvarado

You May Also Like