lunes, julio 15

Irán denuncia por no llevar velo a las dos periodistas que liberó tras 17 meses en prisión | Internacional

Nilufar Hamedi y Elahe Mohammadi, las dos periodistas iraníes que revelaron el caso de Mahsa Amini ―la joven kurda que falleció bajo custodia policial en septiembre de 2022―, han sido denunciadas este lunes ante la Fiscalía por no llevar el velo islámico, de uso obligatorio en Irán, tan solo horas después de haber sido liberadas bajo fianza tras haber estado 17 meses en prisión. “La Fiscalía General y Revolucionaria de Teherán abre un nuevo caso contra las dos periodistas liberadas este domingo de la prisión por no llevar el velo islámico tras su salida temporal de la cárcel”, ha informado la agencia Mizan, perteneciente al Poder Judicial.

La acusación se ha presentado por la publicación en redes sociales de fotos y vídeos de las dos periodistas sin velo cuando fueron puestas este domingo en libertad de la prisión Evin, en Teherán, según Mizan. Se desconoce quién presentó la denuncia. Hamedi y Mohammadi habían abonado el equivalente a 178.000 euros de fianza, según la agencia Efe, que ha informado a su vez, citando a la agencia Fars, de que las dos mujeres tienen prohibido abandonar el país.

Hamedi fue la primera periodista que informó de la detención de Amini por la denominada policía de la moral, acusada de no llevar bien puesto el velo islámico, y su posterior muerte el 16 de septiembre de 2022 bajo su custodia. Por su parte, Mohammadi cubrió el entierro de la joven de 22 años, donde comenzó la oleada de protestas que sacudió al país durante meses.

Hamedi, del diario reformista Shargh, fue sentenciada en octubre a siete años de prisión por supuestamente cooperar con Estados Unidos, mientras que Mohammadi, del periódico Hammihan, fue condenada a seis años por el mismo delito. Además, las dos informadoras fueron sentenciadas a cinco años más por delitos contra la seguridad nacional y a otro por difusión de propaganda contra la República Islámica de Irán.

Casi un centenar de periodistas y fotógrafos fueron detenidos por realizar su trabajo durante las movilizaciones en Irán, de acuerdo con el Comité para la Protección de Periodistas. Al menos 80 informadores han sido puestos en libertad bajo fianza.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

La muerte de Amini provocó fuertes protestas, que durante meses pidieron el fin de la República Islámica y solo desaparecieron tras una represión en la que murieron más de 500 personas y la detención de otras 22.000 personas. Ocho manifestantes fueron ejecutados, uno de ellos en público. En los últimos meses, el Gobierno iraní está tratando de reimponer el uso del velo, con una mayor presencia de patrullas en las calles y un proyecto de ley que endurece los castigos por no cubrirse el cabello.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.