martes, abril 23

Irán captura un petrolero en el mar de Omán | Internacional

Aumenta la tensión en las aguas en torno a la península arábiga. Irán ha anunciado este jueves la captura en el mar de Omán de un petrolero que ha descrito como estadounidense. Su acción es la respuesta a la incautación por parte de EE UU de ese mismo barco el año pasado, cargado entonces con crudo iraní.

“La Armada de la República Islámica de Irán anunció la incautación de un petrolero estadounidense en aguas del mar de Omán por orden judicial”, ha indicado la agencia iraní Tasnim, citada por Efe.

El buque, denominado St. Nikolas y con bandera de las Islas Marshall, había zarpado del puerto iraquí de Basora cargado con 140.000 toneladas de petróleo, y atravesaba el golfo Pérsico para continuar viaje hacia el mar Rojo y el canal de Suez. Había sido contratado por la petrolera estatal turca Tupras y su destino final era Aliaga, en Turquía. Pero cuando se encontraba en aguas cercanas a Omán, a unas 50 millas náuticas (unos 92 kilómetros) del puerto de Sohar, cuatro o cinco personas armadas y vestidas con uniformes negros de estilo militar abordaron el navío este jueves a las 07.30 hora local (04.30 en la España peninsular) según la Marina británica.

El St. Nikolas es propiedad de la naviera griega Empire Navigation y viaja con una tripulación de 18 marineros filipinos y uno griego. Hace seis meses el buque se llamaba Suez Rajan y bajo ese nombre fue objeto de una agria disputa entre Washington y Teherán. El Departamento de Justicia ordenó en agosto de 2023 su detención y la incautación de los 980.000 barriles de crudo iraní que transportaba por sospechas de violación de las sanciones internacionales contra el régimen islámico. Tras descargar la mercancía en Texas, cambió de nombre al que actualmente tiene y siguió su rumbo.

Según la empresa británica de seguridad marítima Ambrey Analytics, el barco capturado se dirige ahora hacia el puerto iraní de Bandar-e-Jask.

Washington ha exigido a Irán que deje al petrolero continuar su ruta. “El Gobierno iraní debe liberar inmediatamente el barco y su tripulación. Esta aprehensión ilegal de un buque comercial es el ejemplo más reciente de un comportamiento de Irán que busca perturbar el comercio internacional”, ha declarado el portavoz adjunto del Departamento de Estado, Vedant Patel, en la rueda de prensa diaria de este organismo. El alto cargo también ha instado a Teherán a poner fin a este tipo de “provocaciones” que “añaden incertidumbre al transporte marítimo” y ponen en peligro la economía global.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El incidente aumenta la tensión en la zona, en momentos en los que la ofensiva de Israel en Gaza ha servido de argumento a las milicias hutíes en Yemen, apoyadas por Irán, para intensificar sus ataques contra buques mercantes en el mar Rojo. Desde el comienzo de la crisis, Estados Unidos ha lanzado insistentes advertencias a Teherán para que no se implique en el conflicto, sea directamente o a través de los grupos a los que apoya en Oriente Próximo, como los hutíes o la milicia chií Hezbolá en el sur de Líbano. El miércoles, el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó una resolución en la que exige el fin de los ataques hutíes contra los cargueros.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_