sábado, abril 13

El Estado Islámico reivindica un ataque mortal en una iglesia de Estambul aunque existen dudas sobre la autoría | Internacional

El grupo yihadista Estado Islámico (ISIS por sus siglas en inglés) ha reivindicado un ataque mortal en una iglesia católica de Estambul, si bien existen dudas sobre la autoría y la motivación del ataque, que las autoridades turcas están investigando. Dos individuos con el rostro cubierto por pasamontañas penetraron en el templo durante la misa dominical y abrieron fuego al aire y contra una persona en concreto, que falleció poco después en un hospital al que había sido trasladado. El ministro ha anunciado la detención de los dos presuntos atacantes.

En un comunicado que se distribuyó por redes sociales, la agencia Amaq, vinculada al grupo yihadista, afirma que “dos combatientes de Estado Islámico llevaron a cabo un ataque en una iglesia cristiana” como “respuesta a los llamamientos de los líderes de Estado Islámico de atacar a judíos y cristianos en cualquier lugar”. Sin embargo, la forma en que se expresa el comunicado ―diferente de textos anteriores en que reivindica otros ataques― y el que incluya información que se publicó al poco de producirse el ataque, pero luego fue desmentida, hacen dudar sobre la autoría y sobre si se trata de un atentado directamente vinculado a la organización yihadista, inspirado por sus ideas o, simplemente, el grupo trata de aprovechar el incidente adjudicándoselo de forma oportunista. Tampoco se descarta que se trate de un ataque perpetrado por un grupo criminal.

Los hechos ocurrieron a las 11.40 de este domingo (dos horas menos en la España peninsular) cuando dos individuos penetraron en la iglesia de Santa María, situada en el distrito norteño de Sariyer, muy cerca del estrecho del Bósforo. En esos momentos se celebraba la misa dominical, a la que asistían, entre otros miembros habituales de la parroquia, el cónsul general de Polonia en Estambul, Witold Lesniak, y su familia.

La policía turca en los alrededores de la iglesia de Estambul, donde se produjo el ataque este domingo.
Emrah Gurel (AP)

En una grabación de la cámara de seguridad del interior de la iglesia, que han emitido varios medios turcos antes de que un tribunal impusiese la prohibición de publicarla, se percibe cómo un hombre de cabello blanco entra en la iglesia en medio de la ceremonia, e inmediatamente tras él, llegan dos individuos cubiertos por pasamontañas. Se produce un disparo hacia el techo del templo, después del cual los fieles se agachan para protegerse tras bancos y sillas. Luego, uno de los atacantes se dirige a por el hombre de cabello blanco al que dispara a bocajarro. Posteriormente, apuntan en varias direcciones, aparentemente sin hacer otros disparos, y, tras comprobar la salida, escapan a pie.

El hombre, que resultó herido de gravedad y murió en el hospital, ha sido identificado como Tuncer Cihan, de 52 años y nacionalidad turca. Dos parientes suyos han explicado a los medios locales que era una persona “simple y buena”, “sin enemigos”, “no involucrado en política” y que sufría una “ligera discapacidad intelectual”. Había comenzado a asistir a las misas dominicales junto a su tío paterno y los fieles lo veían “de domingo en domingo”, cuando asistía a la misa y luego se quedaba a tomar un café, según uno de los asistentes.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

El ministro de Interior, Ali Yerlikaya, anunció a última hora del domingo que los “dos sospechosos de ser los autores” del ataque en Santa Maria han sido detenidos, aunque no añadió más detalles sobre por qué vías se decanta la investigación. Durante la tarde se había informado de la detención de una persona en supuesta conexión con el ataque. El presidente turco, el islamista Recep Tayyip Erdogan, ha telefoneado al cura encargado de la iglesia y al cónsul de Polonia para transmitirles sus condolencias y ha condenado el atentado, además de prometer una pronta resolución del caso.

En el pasado se han producido en Turquía ataques contra templos, religiosos y miembros de la exigua comunidad cristiana en Turquía, como el asesinato del padre Andrea Santoro en 2006 y el degollamiento de tres personas vinculadas a una comunidad misionera en 2007, casos cuyas motivaciones últimas no fueron del todo esclarecidas.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_