sábado, junio 15

¿Cómo puede ser que Osama bin Laden sea viral en TikTok? | Tecnología

Este artículo es una parte de la newsletter semanal de Tecnología, que se manda cada viernes. Si quiere apuntarse para recibirla entera, con temas similares, pero más variados y breves, puede hacerlo en este enlace.

“Necesito que todos paréis lo que estáis haciendo y vayáis a leer, son literalmente dos páginas, ‘Una carta a EE UU’”, dijo hace un par de semanas la influencer estadounidense Lynette Adkins, con más de 170.000 seguidores en TikTok. Se refería a la carta donde Osama bin Laden explicaba sus motivos para ordenar el 11-S.

Página del periódico inglés que acogía la “Carta a EE UU” de Osama bin Laden. Fue retirada después de que viralizara en TikTok.

Algunos usuarios le hicieron tanto caso que el Guardian retiró el documento de su web, publicado hace más de 20 años: “La transcripción publicada en nuestra web se compartió ampliamente en redes sociales sin contexto. Por tanto, decidimos eliminarlo y dirigir a los lectores al artículo que lo contextualiza”, explica el periódico en ese link debajo de un titular que decía: “Eliminado”.

Al día siguiente el periodista Yashar Ali, con más de 700.000 seguidores en X, reunió varios vídeos de tiktokers sobre la “carta” y escribió: “Muchos de ellos –y he visto muchos– dicen que han reevaluado su perspectiva sobre cómo lo que a menudo se etiqueta como terrorismo puede ser una forma legítima de resistencia a una potencia hostil”. Ese mensaje tiene ahora, una semana después, 41 millones de visualizaciones.

Los medios estadounidenses corrieron a cubrir la tendencia, que encaja perfectamente en dos creencias crecientes que dan miedo: una, TikTok es cada vez más un medio de información central para menores de 30 años y, dos, los jóvenes no se enteran de nada de lo que pasó antes de que nacieran. Uno de los mensajes más virales de X lo escribió Piers Morgan, el periodista británico que adelantó la dimisión de Luis Rubiales este verano, y decía: “Es terrorífico que estos jóvenes sean tan tontos”.

Solo había un problema importante: nada era lo que parecía.

El primer problema es que la carta a Bin Laden era viral, pero no viral en el sentido de TikTok. “La carta no figuraba entre las principales tendencias de TikTok. Los videos con el hashtag #lettertoamerica habían sido vistos alrededor de 2 millones de veces”, escribió el Washington Post. Dos millones es mucho, pero las cifras de TikTok son mucho mayores. No está claro tampoco cómo establecen que un vídeo ha sido visto. TikTok publicó un comunicado defendiéndose con este argumento: “La cantidad de vídeos en TikTok es pequeña y los informes sobre tendencias en nuestra plataforma son inexactos”.

La viralidad real vino, primero, de la retirada del documento del Guardian. Y segundo, del mensaje en X de Yashar Ali y de los artículos en medios. Esta vez los periódicos explicaban bien el origen: “Los informes posteriores sobre esta tendencia indican que podría no haber despegado como lo hizo si no fuera por una recopilación de videos de TikTok que el periodista Yashar Ali compartió en X”, escribía la revista Rolling Stone.

Ahora es imposible de aclarar. TikTok ha eliminado la tendencia y los vídeos que quedan son de gente que comenta, se ríe o se asusta de la polémica original. La cuenta de Lynette Adkins ya no existe. Aunque hay aún comentarios en esos vídeos que recuerdan que algo hubo: “Nos han mentido toda nuestra vida, recuerdo haber visto a la gente aplaudir cuando encontraron y mataron a Osama”, decía uno.

Todo esto contiene al menos un par de reflexiones sobre jóvenes y redes:

1. ¿Por qué ahora? El origen real de la tendencia es la guerra en Gaza. Adkins había defendido la causa palestina en otros vídeos y de ahí saltó a Bin Laden. Esta semana también el NYTimes informó de que ejecutivos de TikTok se habían reunido con influencers judíos para asegurarles que están luchando contra el antisemitismo. “Lo que está sucediendo en TikTok es que está creando el mayor movimiento antisemita desde los nazis”, dijo aparentemente en esa reunión el actor judío Sacha Baron Cohen.

La acusación es que TikTok, por su origen chino, promueve artificialmente la causa palestina en sus vídeos. La reunión fue impulsada por una carta abierta contra TikTok de personalidades judías: “Querido TikTok”, empezaba, “Vuestra plataforma no es segura para los usuarios judíos”.

Esta corriente se enmarca en una mayor que pide de nuevo la prohibición de TikTok en EE UU. Su argumento no es la privacidad de los ciudadanos de EE UU, sino la influencia en sus opiniones. Los argumentos de este campo sería algo así: igual que durante la Guerra Fría el gobierno de EE UU no hubiera aceptado que la cadena CBS fuera propiedad de la URSS, ahora debería hacer lo mismo con TikTok y China.

2. ¿Son los jóvenes tan tontos? Todos los jóvenes de la historia han tenido que aguantar esta acusación de sus mayores. La generación Z no será distinta. Según los sondeos de Pew, sigue creciendo el porcentaje de gente que dice que se informa en TikTok: un 32% entre las personas de 18 a 29 años y un 15% entre 30 y 49. Son datos de esta semana y el crecimiento ya es muy sostenido. Aunque la pregunta de Pew es si “te informas en TikTok”, no si “solo te informas en TikTok”.

Yo hay ámbitos donde por supuesto me informo en TikTok (música, humoristas, zapatillas), pero no sobre historia del conflicto Israel y Palestina. Aunque eso no impide que vea vídeos de todo. Si hay más jóvenes que se fían de TikTok, eso no significa que no sepan distinguir ni sepan cuál es la diferencia entre terrorismo y no terrorismo. Hay cientos de vídeos de jóvenes riéndose o contextualizando la carta. También hay miles de adultos que creerán que Bin Laden igual tenía algo de razón o son antisemitas. Solo hay que buscar “Bin Laden” en X para ver que el pánico moral puede extenderse a todas las edades. TikTok tiene sus problemas y muchas cosas ocurren sin que las veamos, pero debe ser fácil aceptar que no toda la gente es más tonta solo por ser más joven.

Puedes seguir a EL PAÍS Tecnología en Facebook y X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.