jueves, abril 25

El partido de Milei presenta en el Congreso un proyecto para penalizar el aborto en Argentina

El derecho de las mujeres a abortar en Argentina está en riesgo. Diputados del partido encabezado por Javier Milei buscan derogar la ley de interrupción voluntaria del embarazo aprobada por el Congreso argentino a finales de 2020 tras una gran movilización en las calles de los movimientos feministas. Una legisladora del oficialista La Libertad Avanza (LLA) presentó esta semana un proyecto de ley que tipifica el aborto como un delito y castiga con penas de cárcel a las mujeres que decidan interrumpir su gestación.

El texto no solo supone dar marcha atrás la ley vigente, que permite que las mujeres aborten de forma legal y gratuita hasta la semana 14 de gestación, sino que incluso es más restrictivo que el Código Penal que regía entre 1921 y 2020, porque no lo autoriza ni siquiera en casos de violación, en los que da la última palabra al juez. Los legisladores argumentan que decidieron eliminar la causal de no punibilidad en embarazos por violación “por entender que la misma ha sido sistemáticamente interpretada como una justificación de la práctica”.

El proyecto propone castigar con penas de hasta tres años de cárcel a “la mujer que causare su propio aborto o consintiere en que otro se lo causare”. A su vez, contempla penas de entre uno y cuatro años a aquellos profesionales que ayuden a una mujer a interrumpir su embarazo y penas de entre tres y diez años a los que practiquen un aborto sin consentimiento de la mujer. En caso de que la gestante falleciese a consecuencia de la intervención, la pena podría elevarse hasta los 15 años.

El texto prevé que el único supuesto por el que interrumpir un embarazo no es punible es cuando tiene como fin evitar un peligro inminente para la vida de la madre, “siempre que el peligro no pueda ser evitado por otros medios”.

El proyecto lleva la firma de seis legisladores, entre ellos el jefe del bloque de LLA en la Cámara de Diputados, Oscar Zago, y la influencer y exmaquilladora de Milei Lilia Lemoine. Sin embargo, esta última se desmarcó el miércoles del proyecto y advirtió que no dio el aval para que incluyeran su firma. Lo mismo hicieron horas después otros de los firmantes.

Ante el revuelo ocasionado, la legisladora que presentó la iniciativa, Rocío Bonacci, terminó por admitir en las redes sociales que el proyecto es una iniciativa personal, no del Ejecutivo, y ha sido puesto a la consideración del cuerpo que integro. “Defiendo la vida. Ni más, ni menos”, argumentó. Bonacci agregó que los nombres de los demás diputados que figuran en el documento “no son firmas de puño y letra, son acompañamientos” que incluyó tras haber charlado con ellos.

Este jueves, el portavoz presidencial, Manuel Adorni, confirmó que no se trata de una iniciativa del presidente ni está en su agenda. “En el Poder Ejecutivo estamos trabajando en otro tipo de temas que son muchísimo más urgentes”, dijo Adorni en rueda de prensa.

El aborto es un tema que divide a la sociedad argentina. El Congreso lo debatió por primera vez en 2018, durante el Gobierno de Mauricio Macri, y tras la aprobación de la Cámara de Diputados fue finalmente rechazado por el Senado. La legalización se aprobó a fines de 2020 con un claro respaldo del entonces presidente, Alberto Fernández.

En estos tres años se realizaron cerca de 250.000 interrupciones voluntarias y legales del embarazo en el sector público y la mortalidad materna cayó a casi la mitad: de 23 muertes anuales en 2020 a 13 un año después.

La iniciativa parlamentaria presentada por la diputada de LLA no fue una sorpresa. Milei y su vicepresidenta, Victoria Villarruel, ya se habían expresado con dureza en contra del aborto legal durante la campaña electoral y habían anticipado su deseo de derogar la ley vigente.

Encuentro con el Papa

El texto ha sido enviado al Congreso en vísperas de la visita de Milei al Vaticano. El presidente argentino se reunirá con el papa Francisco, con quien busca un mayor acercamiento tras los múltiples insultos que le dedicó tiempo atrás, cuando lo consideraba un “zurdo asqueroso”, “comunista” y “el representante del maligno en la Tierra”. Milei cambió su discurso al asumir la Presidencia y, después de conversar por teléfono con él, lo invitó a visitar Argentina, su país natal.

La noticia desvió la atención de la dura derrota parlamentaria sufrida por Milei esta semana. El proyecto estrella del oficialismo, un documento con 664 artículos que dotaba de numerosas herramientas y poderes extraordinarios al presidente para desmantelar con rapidez el Estado argentino, volvió al punto de partida este martes tras el rechazo opositor a varios puntos clave.

El oficialismo está en clara minoría en ambas cámaras: tiene solo 8 de los 257 diputados y 7 de los 72 senadores. Es poco probable que consiga apoyos suficientes para reabrir una discusión que polariza a la sociedad argentina en medio de la grave crisis económica que atraviesa el país, con la inflación más elevada del mundo (211,4% en 2023) y más del 40% de la población sumida en la pobreza. Los legisladores de LLA argumentan que es necesario prohibir el aborto por considerar que la crisis que sufre Argentina “no es solo política o económica, es fundamentalmente moral”.

La presentación del proyecto ha tenido una reacción inmediata por parte de los movimientos feministas. Con la consigna de “Ni un paso atrás” esta misma noche han comenzado a convocarse asambleas públicas para organizarse contra esta iniciativa gubernamental.

Suscríbase aquí a la newsletter de EL PAÍS América y reciba todas las claves informativas de la actualidad de la región.