viernes, abril 12

El congresista Dean Phillips desafía a Biden al lanzarse a las primarias demócratas | Internacional

El congresista demócrata por Minnesota Dean Philips lleva meses diciendo que el presidente de Estados Unidos, Joe Biden, no se debería presentar a la reelección. Alegaba para ello su edad (80 años ahora y 82 en el momento de iniciar un hipotético segundo mandato) y su baja popularidad y animaba a otros a presentarse y desafiarle. Ahora, Phillips, de 54 años, ha decidido dar él mismo el paso, como había venido insinuando en las últimas semanas. El congresista ha registrado su candidatura para las primarias de las elecciones presidenciales del 5 de noviembre de 2024.

Phillips está en su tercer mandato en la Cámara de Representantes por un distrito que comprende parte de las afueras de la ciudad de Minneapolis. Fue elegido por primera vez en 2018, cuando los demócratas arrebataron a los republicanos numerosos escaños en las elecciones legislativas de mitad de mandato de Donald Trump. Sus posibilidades frente al inquilino de la Casa Blanca son escasas por la proyección que da la presidencia a quien ocupa el cargo, por la financiación que acumula la campaña de Biden, el apoyo del aparato del partido y porque el propio Phillips apenas es conocido por el gran público.

Con todo, su candidatura es prácticamente la única alternativa seria en la carrera de las primarias demócratas. El candidato que más había sonado era Robert F. Kennedy Jr, hijo del antiguo senador de igual nombre asesinado en 1968. Kennedy decidió retirarse del Partido Demócrata y presentarse directamente a las presidenciales como independiente. No tiene ninguna posibilidad, pero no está claro qué impacto puede tener esa candidatura alternativa al restar votos al candidato demócrata o, quizá, al republicano, dados los postulados antivacunas y bulos de todo tipo que ha propagado.

Aparte de Phillips, a las primarias demócratas se presentan también Marianne Williamson, autora de libros de autoayuda de 71 años que ya lo intentó sin ningún éxito en 2020, y el comentarista político izquierdista de origen turco Cenk Uygur, de 53 años, nacido en Estambul y que emigró a Estados Unidos a los ocho años. Uygur puede presentarse a las primarias, pero ni siquiera cumple el requisito constitucional de haber nacido en suelo estadounidense para ejercer la presidencia. La presencia de Williamson y Uygur en las primarias no pasa de anecdótica.

Está por ver si la de Phillips también lo es. Millonario heredero de los negocios familiares y empresario él mismo, Phillips se apunta tan tarde a la carrera que ya ni siquiera puede registrar a tiempo su candidatura para las primarias de Nevada, el segundo estado en votar en 2024 en el calendario demócrata, donde el plazo de inscripción ha vencido.

“Creo que el presidente Biden ha hecho un trabajo espectacular por nuestro país. Pero no se trata del pasado. Estas son unas elecciones sobre el futuro“, dijo Phillips este jueves en una entrevista concedida a la CBS. “No me quedaré quieto ni callado ante unas cifras que dicen tan claramente que nos vamos a enfrentar a una emergencia el próximo noviembre”, en referencia a las encuestas y a la posibilidad de que el expresidente Donald Trump sea elegido para un segundo mandato.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

Suscríbete

Baja popularidad de Biden

El nuevo candidato trata de aprovechar la baja popularidad de Biden, que en octubre ha caído al nivel más bajo desde que asumió la presidencia en enero de 2021. El índice de aprobación ha retrocedido cuatro puntos en un mes, hasta el 37%, igualando el mínimo que alcanzó en abril pasado, según los datos divulgados por Gallup, firma demoscópica de referencia en la materia. Lo que ha hundido ahora la popularidad de Biden ha sido la retirada de apoyo de los votantes demócratas después de su apoyo cerrado a Israel en su respuesta en gaza tras el ataque de Hamás del pasado 7 de octubre.

La aprobación por parte de los votantes demócratas ha pasado en un mes del 86% al 75%, un retroceso récord de 11 puntos en el mes del conflicto en Oriente Próximo. El trabajo de campo de la encuesta se ha desarrollado entre el 2 y el 23 de octubre.

Inmediatamente después del ataque de Hamás del 7 de octubre, Biden prometió un apoyo “sólido e inquebrantable” de Estados Unidos a Israel, y posteriormente visitó el país el 18 de octubre para reiterar ese mensaje. Pero Biden ha recibido críticas de algunos miembros de su partido por alinearse demasiado con Israel y no hacer lo suficiente por los palestinos. A principios de este año, una encuesta de la propia Gallup mostró que, por primera vez, las simpatías de los demócratas por los palestinos superaban a las que tienen por los israelíes.

“Aunque la encuesta no está diseñada para permitir estimaciones estadísticamente fiables para ningún subconjunto del período de tres semanas de sondeo, los resultados diarios sugieren claramente que la aprobación de Biden por los demócratas cayó bruscamente tras los atentados del 7 de octubre de Hamás y la promesa de Biden de pleno apoyo a Israel ese mismo día”, señala Gallup en un comunicado. El actual 75% de aprobación de Biden entre los demócratas está muy por debajo de la media del 86% de su propio partido a lo largo de su presidencia.

El apoyo a la causa palestina es especialmente fuerte entre los jóvenes, uno de los nichos electorales más fuertes de los demócratas. La deserción de votantes entre ellos puede constituir un serio problema para Biden en las presidenciales de 2024, en las que Donald Trump encabeza con gran ventaja las primarias republicanas y se perfila como su probable rival. En el caso del nuevo candidato Phillips, judío que ha defendido con contundencia el apoyo de Estados Unidos a Israel, ese aspecto no le concede ninguna ventaja frente a Biden.

Sigue toda la información internacional en Facebook y X, o en nuestra newsletter semanal.