domingo, junio 16

Desnudada con IA: “Sentí una vergüenza que no es mía” | Opinión

Esta es la versión web de Americanas, la newsletter de EL PAÍS América en el que aborda noticias e ideas con perspectiva de género. Si quieren suscribirse, pueden hacerlo en este enlace.

Una foto en Instagram con más reacciones de lo normal y un mensaje de una seguidora que no conocía: “Te quitaron la ropa con inteligencia artificial (IA) y está por todos lados”. Después de eso, dos sentimientos a borbotones: vergüenza y rabia. Johanna Villalobos, periodista costarricense y creadora de contenidos en redes, llevaba meses hablando en su podcast sobre los peligros de la inteligencia artificial generativa y sobre cómo era “otra arma más contra las mujeres”, pero nunca pensó que sería víctima de ello. “Estuve una semana sin salir de mi casa; sentía que todo el mundo me miraba porque lo sabían. Sentí una vergüenza que no es mía. No es mi cuerpo, pero es hiperrealista”, cuenta en su casa en San José. Lo peor, sin embargo, vino luego: “¿A quién denuncio si es imposible saber quién fue y no hay leyes para ello? Estoy sola en esto”.

La única salida que encontró la joven de 30 años fue contarlo en redes y explicar que no era su cuerpo real. “Fui víctima de un ataque misógino por internet, el fake porn o el porno falso […]. Tuve días de ansiedad, miedo en torno a mi carrera profesional, me sentí avergonzada y humillada por algo que ni fue mi culpa”, explicaba en un vídeo. Pero el resultado fue meramente catártico. Si bien días después más de una centena de mujeres en Costa Rica, México y Colombia, entre otros países, lamentaron situaciones similares, las denuncias no tienen cabida en un tribunal.

Villalobos muestra el contenido que realiza para redes sociales, en el 15 de octubre en San José.Carlos Herrera

México ha sido uno de los países más preocupados con la violencia contra las mujeres en línea y cuenta con un gran paquete de reformas federales y estatales para sancionar estás prácticas, conocidas como Ley Olimpia, pero la IA y la difícil trazabilidad del autor mantienen esta conducta en una zona gris. Argentina, inspirada en la normativa mexicana y con una Ley Olimpia vigente, es de los países de la región que más cerca están de lograr un cambio. Actualmente, está en discusión el proyecto de la Ley Belén. El texto permitiría castigar la obtención, la extorsión y la difusión no consentida de material íntimo o que retrate violencia sexual o prácticas de porn deep fake. Mientras, Colombia tiene una de las legislaciones menos garantistas del continente en esta materia. Junto a Nicaragua y Venezuela, la violencia de género en línea no está recogida en ningún marco jurídico. En Chile, el foco de las medidas está puesto apenas en los menores de edad.

Los intentos de tipificar y la concienciación al respecto están llegando tarde, en los países a los que al menos llega. “Vamos hacia un Me Too de este tipo de delitos”, augura Cecilia Celeste Danesi, investigadora y autora de El imperio de los algoritmos. “Hay un movimiento en América Latina muy fuerte de activismo porque creo que aún la sociedad no ha entendido la dimensión de esta herramienta sobre mujeres, niñas y adolescentes”. Según la investigación de Home Security Heros, que estudió casi 96.000 videos creados con IA generativa, el 98% de ellos son pornográficos y no tardan más de 25 minutos en crear un video de un minuto hiperrealista. El 74% de los creadores de este contenido dice no arrepentirse.

Esa pregunta ha estado rondando durante meses la cabeza de Villalobos. “No entiendo qué gana la persona que lo hizo. Ni si es consciente del daño que me ha generado”, explica la joven. En redes, sin embargo, los comentarios reflejan el machismo y la cosificación de las mujeres en el continente. “Todos me decían que fue una estrategia mía para ganar más dinero o para hacerme famosa. ¿A quién se le ocurre que esto me beneficiaría?”, critica. “A cada persona que me hablaba del caso le preguntaba: ‘¿vos la viste?’ Es horrible que se me relacione a esto y no a mi trabajo”. Es por ello que, para Danesi, la clave está en la toma de conciencia, la regulación y, sobre todo, la educación y las políticas públicas para “entender la dimensión” del escenario que empieza a dibujarse.

Estudiantes se manifiestan por la agresión de un compañero que alteró imágenes con IA para hacerles ver desnudas, el 16 de octubre en Ciudad de México.
Estudiantes se manifiestan por la agresión de un compañero que alteró imágenes con IA para hacerles ver desnudas, el 16 de octubre en Ciudad de México.Nadya Murillo

Una presentadora de televisión en Costa Rica, la cantante Rosalía, las alumnas de la Escuela Superior de Comercio y Administración de Ciudad de México, la legisladora mexicana cuyas fotos falsas terminaron en Only Fans… Ninguna mujer cuenta actualmente con las herramientas para blindarse de estos ataques cibernéticos, dirigidos en un 99% a ellas. A nosotras.

Para Danesi, hay dos vías de regulación. La primera es seguir los estándares europeos, que pautan obligaciones de transparencia a las aplicaciones —como introducir marcas de agua en los contenidos ficticios— y limitar las redes sociales. “Es ahí donde se viralizan y donde generan más dolor a las mujeres”, añade. La segunda forma es ir blindando estos derechos de manera colateral. “Tenemos que hablar de cómo restringir cualquier plataforma de difusión”. Es decir, encontrar herramientas que localicen el contenido ficticio y usar algoritmos para que no se difundan como la pólvora y no al contrario, que es lo que sucede a las mujeres. También a Villalobos. El primer pantallazo que recibió como prueba era la imagen de dos grupos de WhatsApp y Telegram, con unos 1.800 usuarios en cada uno. Después, decenas de llamadas que lo habían visto en otras redes. Hasta que dejó de preguntar. “Solo quiero olvidarlo”, zanja.

Estos son nuestros artículos recomendados de la semana:

Trabajadores sexuales con turistas extranjeros en Medellín

El partido que surgió de las extintas FARC propone que quienes ejercen esa labor tengan derecho a todas las prestaciones de ley.

La candidata a diputada Lilia Lemoine, junto al aspirante a la presidencia argentina Javier Milei, en una imagen compartida en redes sociales.

La iniciativa, anunciada por Lilia Lemoine, ha generado el rechazo unánime de las demás fuerzas políticas y eleva la preocupación por el programa del candidato ultraderechista

Julissa Mantilla Falcón, comisionada Interamericana de Derechos Humanos.

En una actividad oficial reciente en que participaba con un colega hombre, las autoridades participantes se dirigían exclusivamente a él como comisionado mientras que a mí me llamaban por mi primer nombre. Además, al momento de la entrega de documentos y de la foto de rigor, me excluyeron

(FILES) A protester holds a portrait of Mahsa Amini  during a demonstration in support of Amini, a young Iranian woman who died after being arrested in Tehran by the Islamic Republic's morality police, on Istiklal avenue in Istanbul on September 20, 2022. On October 19, 2023, The European Parliament, awarded the EU's top rights award, the Sakharov Prize, to Mahsa Amini, who died in Iranian custody, and the "Woman, Life, Freedom" movement her death triggered. (Photo by Ozan KOSE / AFP)

La joven, detenida por no llevar el velo bien colocado, simboliza la lucha por la libertad y la igualdad de las mujeres.

Kavita Singh

La Premio Princesa de Asturias de Cooperación alerta de que frenar estas patologías beneficia a todo el mundo, no solo a los países que las sufren

El artista y exarquitecto Tito Pérez Mora, fotografiado en la expo 'Revista de Occidente' de la Biblioteca Nacional de España.

El exarquitecto benidormense presenta en Madrid ‘Después de antes’, una colección de 18 piezas en torno a un trabajo invisibilizado y tradicionalmente sostenido por las mujeres.

La futbolista Megan Rapinoe, premio a la mejor jugadora.

Doble campeona del mundo, campeona olímpica y Balón de Oro en 2019, la estadounidense convertida en bandera del activismo social, disputa con su club el que puede ser su último partido

Y una sugerencia para acabar:

Imágenes de archivo de Abigail Mejía.
Imágenes de archivo de Abigail Mejía. Cortesía del Ministerio de la Mujer República Dominicana

💜 🇩🇴 Una mujer cuya memoria acaba de ser rescatada:

Hoy queremos usar este espacio para homenajear a Abigail Mejía (1895-1941), una de esas pioneras que abrió camino para los derechos de otras, pero cuyo nombre no fue tan reconocido en su momento por su género. Además de ser una de esas mujeres adelantadas a su tiempo que se destacó en distintos campos, desde la escritura, la fotografía o la educación y de haber dirigido el Museo Nacional, Abigail Mejía fundó dos organizaciones feministas, el Club Nosotras y Acción Feminista Dominicana, que tenían como objetivo formar y educar a las mujeres, especialmente a las más pobres del país. En 1931, escribió su primer manifiesto feminista en el que reclamaba la igualdad entre hombres y mujeres y exigía el derecho al sufragio femenino. Además, en diversos escritos publicados en prensa denunció el sexismo de la sociedad dominicana. Mejía falleció en 1941, un año antes de que las mujeres dominicanas pudieran votar.

Este 28 de septiembre, sus restos fueron trasladados al Panteón de la Patria en una ceremonia en la que participó el presidente Luis Abinader. Para la ministra de la mujer, Mayra Jiménez, es “un paso más hacia el reconocimiento de la contribución de las mujeres a la construcción de la República y una invitación a seguir profundizando en la historia desde una perspectiva de igualdad y equidad de género, que saque del anonimato a las extraordinarias mujeres dominicanas”. Con Mejía, ya son siete las mujeres reconocidas en el Panteón Nacional dominicano.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

_